TalCualDigital.com: El César y Dios

Todo verdadero cristiano tiene que ser chavista: la extrema izquierda evangélica que nos gobierna tiene como política la confiscación hasta el punto de que quiere apropiarse de la promesa de la vida eterna. Al césar lo que es del césar y a dios lo que es de dios, frase atribuida a Jesucristo, puede tener muchas lecturas, una de las cuales es la separación de la Iglesia y el Estado.En todo caso, oír a Diosdado Cabello, que nos odia de un modo tan ferozmente terrenal, asociar el llamado al amor y los milagros descritos en el Nuevo Testamento con el chavismo nos habla de la configuración peculiar del populismo a la roja y de su proyecto: promesas para la otra vida porque para esta vida lo que hay es colas, represión, conflicto y ruina.

El tiempo de dios es perfecto: ciertamente 16 años no significan gran cosa en cuanto a la historia de un país con siglos en su haber. Incluso si le agregamos los años tensos y tristes entre 1989 y 1998 al período de nacimiento y auge de la revolución bolivariana (19992013), el resultado no varía: un cuarto de siglo es apenas un cuarto de siglo, pero constituye más o menos la tercera parte de la vida de una persona. En el caso de mi generación de los años de la vida adulta. El tiempo de dios es perfecto, el nuestro no. El gobernador Capriles, quien ganó siete millones de votos, debería conservarlos.Bien su llamado a la unidad pero fatal su silencio a torno a temas claves de economía. No basta decir que hay que producir. Diga la verdad o seguramente será presidente de Venezuela a la Belaúnde Terry en Perú: no desmontó el populismo a la roja de Velasco Alvarado por miedo y terminó de hundir al Perú para entregárselo al primer nefasto gobierno de Alan García y, finalmente, a la dictadura de Fujimori.

El monumento a la Divina Pastora será el más grande del mundo: seguramente la Pastora preferiría que ciertos recursos económicos sirvieran para obras como escuelas, ambulatorios, en fin. Y un gran detalle: en un país con libertad de cultos, evangélicos, santeros, anglicanos y musulmanes podrían pedir apoyo para la construcción de sus templos.Todos somos iguales ante la ley. Henri Falcón tiene un buen discurso, mejor que el de Capriles, pero sus asesores no lo ayudan: parecía disfrazado el día de la procesión de la Divina Pastora y su “progresismo” no termina de despegar del asistencialismo. Con ser exchavista y exmilitar basta para tener reservas y la imagen que presenta es dudosa. Por cierto, opositores devotos, pensar que La Divina Pastora es capaz de partir un pendón con la foto de Chávez en dos en medio de la procesión que la honra olvida que ella ama a sus hijos chavistas también.

Dios proveerá: Nikolai Madurovich Revoluchenko merece el comentario más corto: la Chinita castigó a los chavistas por burlarse de la falta de sapiencia de Manuel Rosales. No es que no ame a sus hijos rojos; es que una virgen tan arraigada en Maracaibo no puede más que tener un humor divino.

Chávez es Dios y Maduro su profeta: apocalipsis ahora.

TalCualDigital.com: El César y Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s