Nota:El olor de la UCV

Ayer caminé por la UCV, por mi pasillo vital de décadas: Humanidades-Ingeniería-Derecho-Arquitectura: sucio, deteriorado, maloliente, con reguetón de fondo en la radio de la universidad…Qué dirían los tantos grandes que han pasado por esos pasillos si los vieran ahora, convertidos en el paraíso de la piratería, con olor a naranja y leche descompuesta, con el suelo roto, con más CD que libros.Una pobre joven ahíta de droga caminaba sonriente mientras hablaba sola, una moto pasó  aunque está prohibido que circulen por las áreas peatonales.La felicidad de deambular por la UCV después de mi año sabático todavía me queda, como quien ve a un gran amor y recuerda mejores tiempos. Me encuentro con estudiantes, hay abrazos, hay alegría; me encuentro con colegas, hay abrazos y camaradería. Veo un libro de Hannah Arendt, otro de Rafael Cadenas, alguno de Tony Judt, el que más me gusta de Roberto Mangabeira Unger, una novela de Ana Teresa Torres, el rostro de Simone de Beauvoir…Sentí breve alivio
El olor de los pasillos de la UCV me hace pensar en creatividad vencida, pero de la descomposición se nutre también la vida y esa es mi esperanza, los libros, la gente, la vida…La mediocridad, la burocracia, la pereza, la autocompasión, la cobardía y los estómagos agradecidos no podrán con gente como  Ezra Heyman, Michaelle Ascensio y tantos otros.

cropped-aulamagna.png

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s