Entre la vieja loca y el viejo pendejo – fragmento de Ni tan chéveres ni tan iguales

Vieja loca se llama en Venezuela a toda mujer que no sea joven desde la perspectiva del dador o dadora del insulto. Un mínimo de rigor indica que se trata de mujeres mayores de cuarenta y cinco años y de una nueva versión de otro insulto relativo a la condición femenina madura, como es la expresión «vieja menopáusica». De nuevo la madre aparece en el horizonte: la vieja loca es la suegra, la mujer que ya no puede tener hijos, la «mal cogida», la aplastada por el peso de las hormonas. Sobre todo, vieja loca es toda mujer que no piense como quien la insulta (sigue)…. 

Entre la vieja loca y el viejo pendejo – FicciónBreve.

Anuncios

TalCualDigital.com: No le importa al pueblo

Mi artículo de hoy 23-9-14 en Tal Cual:

 Cuando la mediocridad, el miedo y la ignorancia no permiten respuestas creativas, nuestra fauna política del gobierno y unos cuantos  representantes de la oposición inmediatamente responden: “Eso no le importa al pueblo”TalCualDigital.com: No le importa al pueblo.

Nota:El olor de la UCV

Ayer caminé por la UCV, por mi pasillo vital de décadas: Humanidades-Ingeniería-Derecho-Arquitectura: sucio, deteriorado, maloliente, con reguetón de fondo en la radio de la universidad…Qué dirían los tantos grandes que han pasado por esos pasillos si los vieran ahora, convertidos en el paraíso de la piratería, con olor a naranja y leche descompuesta, con el suelo roto, con más CD que libros.Una pobre joven ahíta de droga caminaba sonriente mientras hablaba sola, una moto pasó  aunque está prohibido que circulen por las áreas peatonales.La felicidad de deambular por la UCV después de mi año sabático todavía me queda, como quien ve a un gran amor y recuerda mejores tiempos. Me encuentro con estudiantes, hay abrazos, hay alegría; me encuentro con colegas, hay abrazos y camaradería. Veo un libro de Hannah Arendt, otro de Rafael Cadenas, alguno de Tony Judt, el que más me gusta de Roberto Mangabeira Unger, una novela de Ana Teresa Torres, el rostro de Simone de Beauvoir…Sentí breve alivio
El olor de los pasillos de la UCV me hace pensar en creatividad vencida, pero de la descomposición se nutre también la vida y esa es mi esperanza, los libros, la gente, la vida…La mediocridad, la burocracia, la pereza, la autocompasión, la cobardía y los estómagos agradecidos no podrán con gente como  Ezra Heyman, Michaelle Ascensio y tantos otros.

cropped-aulamagna.png

Ni tan chéveres ni tan iguales (2014), de Gisela Kozak Rovero. Reseña por Maikel Ramírez. | Sorbo de Letras

3D Ni tan chéveres baja (1)

Ni tan chéveres ni tan iguales (2014), de Gisela Kozak Rovero. Reseña por Maikel Ramírez. | Sorbo de Letras.

ISSUU – Informe sobre la Economia Creativa 2013 – UNESC0 by Fran Pérez

Nota de UNESCO sobre el informe: “El informe incluye ejemplos que demuestran que la economía creativa es diversa e innovadora y mejora la calidad de vida en el nivel local de los países en desarrollo. En Argentina, por ejemplo, las industrias culturales y creativas emplean a unas 300.000 personas y representan el 3,5% del PIB del país. En Marruecos, la edición y la impresión emplean a un 1,8% de la población activa, con un volumen de negocios de más de 370 millones de dólares. También en Marruecos, el valor de mercado de la industria musical, que era de 54 millones de dólares en 2009, no cesa de aumentar desde entonces. En Bangkok (Tailandia), la industria de la moda por sí sola ha dado lugar a 20.000 negocios de diverso tamaño, con numerosos jóvenes que se ganan la vida como diseñadores a pequeña escala”.

cine, simplemente cine

ISSUU – Informe sobre la Economia Creativa 2013 – UNESC0 by Fran Pérez.

Izquierda: ¿látigo e ignorancia?

izquierda

Mi artículo publicado hoy 9/9/14 en el diario TAL CUAL

En el siglo XIX izquierda significaba secularización, saber, cambio, igualdad entre el hombre y la mujer, derechos humanos y economía moderna. Lejos estamos de aquella izquierda libertaria que clamó contra las iglesias, hizo de la ciencia y el arte su estandarte y proclamó la razón como su norte. El marxismo-leninismo la convirtió en una nueva congregación religiosa con el Kremlin como Vaticano; Mao Zedong marcó un quiebre definitivo: si Stalin era un demonio moderno de electricidad, astilleros y muerte masiva, Zedong era un demonio campesino que quiso borrar la historia. Intelectuales, artistas, científicos celebraron la utopía roja y en particular su advenimiento entre nosotros: la Cuba de Fidel Castro. Al respaldarla ponían entre paréntesis su actividad, formación y valores: los Heberto Padilla, las Ajmátova, los Sajarov eran pequeños detalles pequeño burgueses ante el empuje del pueblo redimido. La muerte, la cárcel, la humillación no tocaban a los intelectuales y científicos que disfrutaban de un buen nivel de vida en los odiosos Estados Unidos o en la capitalista Francia.

Cayó el Muro de Berlín; Cuba casi muere de hambre; China es el capitalismo más salvaje. No importa, la izquierda continúa su línea del atraso. En Venezuela la izquierda en el poder le reza versiones chambonas del Padre Nuestro a Hugo Chávez, se opone al aborto, a la legalización de la marihuana y al matrimonio entre personas del mismo sexo, amén de haber logrado destruir al país. En Bolivia, los correligionarios de Evo Morales en zonas campesinas amenazan con latigazos a quienes no voten por él, un ignorante que proclamó que comer pollo convierte a los varones en homosexuales.

La izquierda posee un férreo dominio en las universidades y “ay” de aquellos que se atrevan a cuestionar ese dominio. En los predios intelectuales el finado Ernesto Laclau naturalizó elpopulismo como la forma inevitable de hacer política y consagró a los hombres fuertes como necesidades históricas. De la izquierda surgió el relativismo cultural que proclama la “igualdad de los saberes” frente a la ciencia como forma de conocimiento, como si el Génesis de la Biblia tuviera igual valor que las investigaciones científicas y diese lo mismo respaldar una cosa que la otra.

Lo único que conserva incólume la izquierda es su fanatismo anti-norteamericano que sacrifica la verdad en aras de la ideología. Por ese fanatismo le parece que China es una alternativa económica, Rusia una opción política y defiende los atavismos religiosos del islamismo en Europa. Avergüenza la furia antiisraelí y antisemita del gobierno chavista en contraste con el mutis que hace ante el califato Siria-Irak, a quien seguramente considera responsabilidad de Estados Unidos, cuando el propio mundo decente islámico está aterrado ante las abominaciones de esa gentuza sanguinaria y feroz.

La izquierda está tan fea como la derecha fascista.

@giselakozak

Crónica de un lector de Ni tan chéveres ni tan iguales mientras lo lee en el Metro

Palabras y escombros

Aquí está el Link: Palabras y escombros.

Entre un Happening y el paso de Las horas claras:novelas del atrevimiento

Que Gustavo Valle se haya atrevido a lanzarse por la senda abierta por  Jack Kerouac,  en su famosa En el camino,  y Jacqueline Goldberg  por la senda de Lluvia, de Victoria de Stefano,  habla de aires distintos en la novelística venezolana, de una diversidad y de unas búsquedas personalísimas premiadas por la La Sociedad de Amigos de la Cultura Urbana, cuya apertura genérica soporta propuestas  fuera de lo común como estas novelas. Sea por la soledad agónica de sus protagonistas, porque ambos textos apelan constantemente al arte, a la búsqueda estética, como redención íntima, la prosa perfecta y serena de Las horas claras  con su mundo burgués  en plena  y contenida tensión, tiene vínculos con  la trepidante novela de Valle, salpicada de barro, sangre, momias, zancudos, teatro del absurdo  y tragos de cerveza. Morocho, Rebeca, Alex, Francis están tan levemente locos como Madame Savoye, y en ellos la modernidad representada en la herencia y el espíritu  de Tadeusz Kantor y Le Corbusier se manifiesta como afirmación rotunda pero amarga de la individualidad. 

Shakespeare & Co: mucho más que una librería | Cultura | EL MUNDO

Toda una manera de ver la cultura y el arte que ha perdido vigencia. Nos sigue atrayendo en la medida en que hace de la literatura una forma de existencia, una práctica que dota la vida de sentido y no una simple expresión del ejercicio de la  hegemonía política, social y cultural

http://www.elmundo.es/cultura/2014/03/24/532f9551e2704e4e278b457a.html

Herejes – Leonardo Padura – YouTube

La solidez de la obra de Padura no se manifiesta solo en que ha publicado profusamente sino en un don narrativo especial que convierte  la vida  política en novela sin que se vea la más mínima costura.